LA ESCORT A CABALLO DE CHILLAN

Dentro de la gran cantidad de historias que estamos contando siempre en el portal más importante de Escort de Chile, les contaré sobre una en especial, ustedes saben que nuestro país está lleno de mitologías y creencias que recorren el inconsciente social, pues bien llegado la hora de contarles sobre una mujer que sólo daba sus servicios arriba de un caballo, si así como lo están leyendo y ya ofrecía un servicio de sexo arriba de un caballo, y no se trataba de involucrar al caballo en el tema sino que sólo usarlo como si fuera una cama. Ninguno puede negar lo sexy que se ve una mujer de buen físico cabalgando, es justamente esto lo que explotaba nuestra susodicha, ya que ella llegaba cabalgando a buscar el cliente lo subía en la parte posterior de las ancas del animal y se lo llevaba cargando al campo donde tenía preparado todo para brindar sus servicios. La increíble habilidad para cabalgar de esta mujer no pasaba desapercibida, y lo increíblemente sexy que ella se veía arriba del caballo, le garantizaba una cantidad de clientes impresionantes por día, el problema venía cuando el cliente era muy bajito y no podía subirse al caballo, ella tenía que bajar tomarlo y subirlo por sí sola. Otro problema tenía con la personas excedidas de peso, ya que el caballo no sólo sufría con el peso de la persona al cabalgar, sino que también con los movimientos, con el tiempo el servicio se fue restringiendo hasta que ella tomó la riendas del asunto y pensó, qué es lo que los clientes más le gusta me parece que estar arriba del caballo no es lo más cómodo para ellos, pero si a ellos les encanta verme llegar cabalgando, así que pensó voy a restringir el servicio y tan sólo llegaré cabalgando, para llevarlos al campo, y dar mi servicio sobre un colchón de paja. Los clientes agradecieron esta mejora de servicio, y en vez de quedarse a hacerse la palabra del relleno del colchón de la escort de a caballo, prefirieron llamarla, verla llegar al galope y tener un grato momento sobre un colchón relleno de paja, hasta la vista califas!